Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#702 - El Genoma Humano Como Fuente de Riqueza, 05-Jul-2000

El genoma humano -el programa para hacer un ser humano- ha sido
catalogado casi por completo. "Hoy estamos conociendo el lenguaje en el
que Dios creó la vida", dijo el Presidente Clinton, anunciando el logro
el 26 de junio [1]. Con un inmenso titular en la primera página, el
diario NEW YORK TIMES lo llamó "un logro que representa un pináculo del
conocimiento que el ser humano tiene de sí mismo".

En este momento se han catalogado las 3 mil millones de instrucciones
genéticas que forman el programa para la vida humana, pero el
significado de la mayoría de aquellas instrucciones continúa siendo
desconocido. Por esto, el significado práctico de descifrar el libro de
la vida humana permanece turbio excepto en un área: pronto será posible
crear muchos fármacos nuevos. Desafortunadamente, esto tiene sus pros y
sus contras. Un montón de medicinas nuevas puede beneficiar a aquellos
seres humanos que las necesitan y pueden pagarlas, pero las nuevas
medicinas crean problemas serios para el medio ambiente natural y para
muchas de las criaturas no humanas que viven en él. Incluso para los
seres humanos, las medicinas ya representan un gran desafío ambiental -
podría decirse que es el desafío químico más grande que enfrentamos. El
medio ambiente ya está fuertemente contaminado con medicinas y
productos para el cuidado personal que han pasado por los seres
humanos, han entrado en las plantas de tratamiento de aguas residuales
y luego han sido vertidos en los ríos. (Ver REHW #614.) El aumento en
la contaminación de nuestros ríos -incluyendo nuestra agua potable- con
medicinas es un lado oscuro del proyecto genoma humano -un lado oscuro
que pocos admiten.

Los reportes noticiosos de la hazaña del [proyecto] genoma humano han
estado dominados por predicciones exclamatorias de avances
farmacológicos cada vez más rápidos, sin indicios de ningún problema.
El NEW YORK TIMES dijo: "El desciframiento exitoso de este vasto
archivo genético evidencia el extraordinario ritmo de avance de la
biología desde 1953, cuando se descubrió la estructura del ADN, y
presagia una era de progreso aún más enérgico" [1]. El TIMES citó
entonces al Dr. Gillian R. Woollett, representante de la Asociación
Estadounidense de Investigadores y Fabricantes de Productos
Farmacéuticos (Pharmaceutical Research and Manufacturers of America),
una asociación comercial de fabricantes de medicinas: "El ritmo de
cambio es absolutamente increíble. En verdad está transformando la
manera en que se concibe el desarrollo de las medicinas", dijo el Dr.
Woollett [3].

Al día siguiente la sección de negocios del TIMES explicaba de qué
manera las compañías están "encontrando oro en la mina
científica: ...las compañías genómicas están usando distintos métodos
para hacer negocios a partir del [proyecto] genoma", dijo el TIMES,
dando tres ejemplos: "Incyte Genomics Inc., de Palo Alto, Calif., vende
acceso a una base de datos de genes a las compañías de medicinas.
Millennium Pharmaceuticals, de Cambridge, Mass., está usando el
[proyecto] genoma para entender los procesos patológicos para
desarrollar medicinas. Human Genome Sciences, de Rockville, Md. está
desarrollando medicinas y vendiendo su información", escribió el TIMES
[5]. Es de hacer notar que los tres ejemplos de explotación comercial
del [proyecto] genoma involucran nuevas medicinas.

El pasado diciembre dos científicos -Christian G. Daughton y Thomas A.
Ternes- escribiendo en ENVIRONMENTAL HEALTH PERSPECTIVES, una respetada
revista de revisión crítica, señalaron la relación entre el proyecto
genoma humano y las nuevas medicinas: "El enorme despliegue de fármacos
continuará diversificándose y creciendo a medida que se continúe
detallando el genoma humano. Hoy en día hay aproximadamente 500
receptores bioquímicos distintos hacia los cuales van dirigidas las
medicinas... Se espera que el número de receptores aumente 20 veces
(produciendo 3000 a 10.000 receptores de medicinas) en el futuro
cercano..." [6]. Daughton y Ternes agregan: "El aumento en la
introducción de fármacos nuevos en el mercado se está sumando
exponencialmente a la ya larga lista de clases de químicos, teniendo
cada clase un mecanismo de acción bioquímica diferente, muchos de los
cuales son poco entendidos".

Daughton y Ternes dicen que la cantidad de fármacos y productos para el
cuidado personal que entran al medio ambiente cada año es
aproximadamente comparable a la cantidad de pesticidas usados cada año.
Inmensas cantidades de medicinas y productos comerciales derivados de
la biotecnología de venta bajo receta, agentes
diagnósticos, "neutracéuticos", fragancias, agentes bloqueadores para
el sol y muchas otras clases de compuestos entran en el medio ambiente
cada año, sin que ninguna agencia del gobierno se de cuenta. Como
señalan Daughton y Ternes, estos químicos tienden a tener varias
características preocupantes:

** Muchos son de vida larga, muchos se descomponen en otros compuestos
de vida larga con características químicas propias y no se sabe casi
nada acerca de su movimiento en el medio ambiente.

** Los pesticidas tienden a entrar en el medio ambiente en pulsos
estacionales. A diferencia de estos, los fármacos y los productos para
el cuidado personal (PPCPs, por sus siglas en inglés) entran
continuamente en el medio ambiente por la vía de los sistemas de
tratamiento de aguas residuales domésticas e industriales y también son
arrastrados a los cuerpos de agua por las precipitaciones de lluvia y
nieve (por ejemplo, desde las instalaciones para la alimentación de
animales confinados, como los criaderos para la producción intensiva de
cerdos).

** A diferencia de muchos pesticidas, no se han estudiado los efectos
adversos sobre el medio ambiente de la mayoría de las medicinas y de
los productos para el cuidado personal. Daughton y Ternes
comentan: "Esto es sorprendente, especialmente ya que ciertos fármacos
están diseñados para modular [cambiar] los sistemas endocrino e inmune
y las señales de transducción celular, y como tales... tienen un
potencial obvio como bloqueadores endocrinos en el medio ambiente" [6,
pág. 908].

** Muchos de estos químicos están diseñados para tener efectos
fisiológicos profundos, de manera que no sería una sorpresa si se
encontrara que afectan peces, mariscos, aves, gusanos, ranas, insectos
y otras formas de vida [6, pág. 925].

** Con los fármacos, la norma frecuentemente está dada por los efectos
colaterales impredecibles y desconocidos: "Las posibles acciones y
ramificaciones bioquímicas sobre la biota acuática que no constituye el
objetivo son incluso menos comprendidas; muchas son completamente
desconocidas", dicen Daughton y Ternes.

** "Es importante reconocer que para muchas medicinas se desconocen los
mecanismos de acción específicos, incluso en las especies que
constituyen el objetivo. Para estas medicinas es imposible predecir
cuáles efectos pudieran tener sobre los organismos que no constituyen
el objetivo" [6, pág. 923].

** La mayoría de las medicinas no curan las enfermedades; ellas
controlan los síntomas -reducen los niveles de colesterol o presión
sanguínea, o alivian el dolor o la depresión, o reviven libidos bajos.
Sin embargo, para lograr estos resultados, éstas medicinas deben ser
tomadas continuamente, frecuentemente durante muchos años. Por esto,
incluso los PPCPs de vida relativamente corta pueden causar
exposiciones crónicas debido a que son inyectados continuamente en el
medio ambiente.

** Los organismos acuáticos están presos en su medio ambiente, así que
deben soportar la exposición perpetua.

** Al menos para algunos PPCPs, el potencial de
bioacumulación/bioconcentración es igual al de los compuestos
organoclorados [6, pág. 910].

** Algunos PPCPs muestran una "toxicidad acuática aguda muy alta"
mientras que otros "pueden provocar constelaciones de efectos
significativos pero sutiles en muchas especies" [6, pág. 910].

** También debe reconocerse que aun cuando la concentración individual
de cualquier medicina pudiera ser baja, la suma de las concentraciones
de las medicinas que tienen un mecanismo de acción común podría ser
substancial" [6, pág. 925].

** La mayoría de los investigadores químicos no tienen las herramientas
necesarias para buscar estos productos químicos en el medio ambiente.
Los investigadores usan cromatografía de gas (GC, por sus siglas en
inglés) y espectrometría de masas (MS, por sus siglas en inglés). Las
señales producidas por un equipo analítico como ése son comparadas
con "bibliotecas espectrales", lo que permite identificar químicos
desconocidos. Pero las bibliotecas espectrales estándar disponibles de
la Agencia de Protección Ambiental de los E.U.A. (U.S. Environmental
Protection Agency, EPA), del Instituto Nacional de Parámetros y
Tecnología (National Institute of Standards and Technology, NIST) y de
los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health,
NIH) no incluyen la mayoría de los fármacos. Por lo tanto los
investigadores típicos no están preparados para identificar los
fármacos en el medio ambiente.

** Daughton y Ternes enumeran 66 clases de fármacos que incluyen los
antidepresivos; las medicinas de la quimioterapia del cáncer; los
tranquilizantes y las medicinas psiquiátricas; los analgésicos de
muchas clases; las medicinas antiinflamatorias; muchas clases de
antihipertensivos (que reducen la presión sanguínea); los antisépticos;
los fungicidas; los antiepilépticos; los broncodilatadores (como el
albuterol); muchos reguladores de lípidos o agentes contra el
colesterol; los químicos usados para aumentar el contraste en los rayos
x; los relajantes musculares; las medicinas antipsicóticas; los
anticonceptivos orales; los anorécticos (píldoras de dieta); los
antibióticos y las hormonas sintéticas (estrógeno y hormona tiroidea).
Los detalles acerca de las 200 medicinas más populares de venta bajo
receta en los E.U.A. en 1999 pueden encontrarse en:
www.rxlist.com/top200.htm. Según se informa, éstas 200 medicinas
explican dos tercios de todas las recetas expedidas cada año en los
E.U.A.

** La mayor parte de las exposiciones a las medicinas y a los productos
para el cuidado personal suceden en el medio ambiente acuático, pero
las mismas también suceden en la tierra: "...la fuente principal de la
exposición terrestre probablemente es debida a la eliminación de los
[sedimentos] biosólidos de [las plantas de tratamiento de aguas
residuales] y de los desechos animales, tanto aplicados sobre la tierra
como almacenados en pozos abiertos (lagunas)..." [6, pág. 925]

** Daughton y Ternes dicen: "Teóricamente, [los fármacos y los
productos para el cuidado personal] en los sedimentos de las aguas
residuales aplicados sobre las tierras de cultivo podrían ser
absorbidos por las plantas" [6, pág. 921]. De seguro todos coinciden en
que este problema debería ser estudiado cuidadosamente ANTES de
permitir que los sedimentos de las aguas residuales sean mezclados con
la tierra.

¿Es esto un nuevo problema? Daughton y Ternes muestran que: "Por lo
tanto se admitió claramente hace más de 20 años que la introducción
continua, diaria, de kilogramos de medicinas de determinadas [plantas
de tratamiento de aguas residuales] en aguas recibidoras podría
resultar en concentraciones sostenidas con el potencial de llevar a
exposiciones en los organismos acuáticos" [6, pág. 925].

Pero durante 20 años los oficiales reguladores y las corporaciones
farmacéuticas han pretendido que el problema no existe, quizás porque
ellos no tienen idea de qué hacer al respecto. Ahora el problema
pareciera empeorar por tres razones: (1) La fiebre de oro inducida por
el [proyecto] genoma para producir nuevas medicinas, mencionada arriba;
(2) la Internet, que está permitiendo que la gente compre medicinas que
anteriormente no se podían conseguir; y (3) sesiones públicas recientes
por parte de la Dirección de Alimentos y Drogas de los E.U.A. (U.S.
Food and Drug Administration, FDA) para que se considere permitir que
muchas medicinas de venta bajo receta sean vendidas sin receta. La
última vez que la FDA tuvo estas sesiones públicas, en 1972, 600
medicinas pasaron de requerir receta a ser vendidas sin receta [7].

Christian Daughton, un científico que trabaja para la Agencia de
Protección Ambiental de los E.U.A. (U.S. Environmental Protection
Agency), está exhortando agresivamente a los científicos del medio
ambiente a que presten más atención a este problema. Sin embargo,
Daughton reconoce que el problema ya pudiera ser demasiado grande para
el análisis científico detallado: "En el análisis final, dado el vasto
despliegue de mecanismos de acción de las medicinas y sus efectos
colaterales, el número total de las diferentes pruebas de toxicidad que
posiblemente se requieran para examinar el efluente de una [planta de
tratamiento de aguas residuales] típica podría ser complicadamente
grande" [6, pág. 923].

En junio de este año, Daughton y otros organizaron una conferencia
científica en Minnesota [8]. Allí, Glen R. Boyd, ingeniero civil de la
Universidad de Tulane en Nueva Orleans reportó haber encontrado
medicinas en el Río Mississippi, en el Lago Ponchetrain de Louisiana y
en el agua potable de Tulane. En todas las aguas examinadas, Boyd y su
equipo encontraron niveles bajos de ácido clofíbrico (la medicina
contra el colesterol), junto con el analgésico naproxeno y la hormona
estrona. En el agua potable de Tulane, la estrona promedió 35 "partes
por trillón" (en los E.U.A.: 1 trillón = 1 billón. -NdT.) con un máximo
de 80 "partes por trillón".

Naturalmente, las criaturas que habitan las aguas llevarán el peso de
todo esto debido a que ellas no pueden escaparse del hábito de
los 'pueblos civilizados', de orinar y defecar en toda el agua dulce
disponibles. En la conferencia de Minnesota en junio, un equipo de
científicos reportó haber encontrado carpas macho y "walleyes" que
producían cantidades "astronómicas" de vitelogenina, una proteína de la
yema del huevo normalmente producida sólo por las hembras. En 1998,
Environment Canada, la agencia federal del medio ambiente de Canadá,
reportó niveles altos de estrógenos y compuestos para el control de la
natalidad en el efluente de las plantas de tratamiento de aguas
residuales en toda la nación. Chris D. Metcalfe, de la Universidad de
Trent en Peterborough, Ontario, creó condiciones de laboratorio
similares a aquellas encontradas por Environment Canada y reportó en
junio que aquellas condiciones hacen que algunos peces se
vuelvan "intersexuales" -que tienen características tanto de machos
como de hembras. Metcalfe encontró percas blancas intersexuales en los
Grandes Lagos.

** Daughton y Ternes dicen: "Un importante punto no tratado que
concierne a la salud humana son los efectos que trae a largo plazo el
ingerir, por vía del agua potable, dosis subterapéuticas muy bajas de
muchos fármacos múltiples veces al día por muchas décadas" [6, pág.
923]. ¿Qué efecto tendrá criar a nuestros hijos con agua contaminada
con niveles bajos de medicinas para el control de la natalidad y
remedios para el pie de atleta, más Viagra, Prozac, Valium, Claritin,
Amoxicillin, Prevachol, Codeína, Flonase, Ibuprofeno, Dilantin, Cozaar,
Pepcid, Albuterol, Naproxeno, Warfarin, Ranitidine, Diazepam,
Bactroban, Lotrel, Lorazepam, Tamoxifeno, Mevacor y docenas de otras
potentes medicinas, junto con depiladores, repelentes de mosquitos,
cremas para el sol, almizcle y otras fragancias? Nadie lo sabe, pero
evidentemente lo vamos a descubrir por medio de la práctica.

--Peter Montague

=====

[1] Nicholas Wade, "Genetic Code of Human Life is Cracked by
Scientists," NEW YORK TIMES June 27, 2000, pág. 1.

[2] Nicholas Wade, "Now the Hard Part: Putting the Genome to Work," NEW
YORK TIMES June 27, 2000, pág. D1.

[3] Kenneth Chang, "Incomplete, Project Is Already Paying off," NEW
YORK TIMES June 27, 2000, pág. D1.

[4] Andrew Pollack, "Is Everything for Sale?" NEW YORK TIMES June 28,
2000, pág. C1.

[5] Andrew Pollack, "Finding Gold in Scientific Pay Dirt," NEW YORK
TIMES June 28, 2000, pág. C1, C12.

[6] Christian G. Daughton y Thomas A. Ternes, "Pharmaceuticals and
Personal Care Products in the Environment: Agents of Subtle Change,"
ENVIRONMENTAL HEALTH PERSPECTIVES Vol. 107 Supplement 6 (December
1999), págs. 907-938.

[7] Sheryl Gay Stolberg, "U.S. May Ease Sale of Drugs Over the
Counter," NEW YORK TIMES June 28, 2000, pág. A1.

[8] Janet Raloff, "Excreted Drugs: Something Looks Fishy," SCIENCE NEWS
June 17, 2000, pág. 388.