Environmental Health News

What's Working

  • Garden Mosaics projects promote science education while connecting young and old people as they work together in local gardens.
  • Hope Meadows is a planned inter-generational community containing foster and adoptive parents, children, and senior citizens
  • In August 2002, the Los Angeles Unified School District (LAUSD) Board voted to ban soft drinks from all of the district’s schools

#562 - Las Causas de los Linfomas, 03-Sep-1997

Los linfomas no Hodgkin (NHL, por sus siglas en inglés) son un grupo de
cánceres que se presentan en los glóbulos blancos de la sangre. Los NHL
están aumentando rápidamente en los EUA y en otras partes del mundo
industrializado. En el año 1950, de cada 100.000 estadounidenses 5,9
fueron diagnosticados con linfomas no Hodgkin. En 1985, la tasa de
incidencia (frecuencia) de esta enfermedad había aumentado a un 13,1
por cada 100.000 [1]. Para el año de 1991, la tasa de incidencia había
alcanzado un 15,1 por cada 100.000 y seguía subiendo [2].

Entre 1973 y 1991, la incidencia de NHL aumentó a una tasa de 3,3%
anual, ocupando el tercer lugar entre los cánceres de aumento rápido
(después del cáncer de la próstata, que aumenta a una tasa de 3,9% por
año, y el melanoma de la piel, que también aumenta a una tasa de 3,9%
anual) [2]. En años recientes, los pacientes con SIDA han contribuido
al aumento de los NHL, pero ya se había evidenciado un aumento
constante en la incidencia de esta enfermedad mucho antes de la
epidemia de SIDA. Todos los "factores de riesgo" conocidos de los NHL --
incluyendo las drogas inmunosupresoras, las enfermedades raras del
sistema inmunológico y el SIDA, sólo explican una pequeña proporción de
los casos de NHL.

En 1995 fueron diagnosticados, aproximadamente, unos 50.900 casos
nuevos de NHL en los EUA, y se reportaron unas 22.700 muertes por NHL
[3]. Los NHL son enfermedades serias; la mitad de las personas
diagnosticadas con ellos están muertas al cabo de cinco años. Las
causas de los NHL no se entienden, pero en muchos estudios han estado
involucrados los siguientes factores:

** Herbicidas fenolados, especialmente el 2,4,5-T (el herbicida
prohibido ahora en los EUA) y el 2,4-D, el herbicida químico más
popular contra los dientes de león y las hierbas rastreras [4]. Más de
una docena de estudios indican ahora que la exposición a esos
herbicidas aumenta la probabilidad de enfermarse de NHL.

** Virus. El papel de los virus "parece ser secundario", según Paul
Scherr y Nancy Mueller, quienes son expertos en las causas virales del
cáncer. Sin embargo, el virus Epstein Barr (EBV, por sus siglas en
inglés) parece estar involucrado, de alguna manera, en muchos casos de
linfomas no Hodgkin, aunque el virus POR SI MISMO no pareciera causar
la enfermedad [1, 5].

** Las personas con sistemas inmunes deficientes y/o enfermedades
autoinmunes, tienen un aumento substancial en la probabilidad de
enfermarse de NHL. Esta es una tendencia consistente en todas las
investigaciones de NHL: la familia de cánceres de los NHL tiende a
atacar a personas cuyos sistemas inmunes están lesionados por una u
otra razón. Esto fue descubierto inicialmente entre personas que habían
tenido transplantes de órganos. El sistema inmune del cuerpo trata, de
manera natural, de rechazar órganos extraños. Para permitirle a un
riñón o a un hígado extraños ser aceptados por el cuerpo, los médicos
crearon medicamentos que suprimen el sistema inmune. En algunos casos,
la supresión del sistema inmune hacía aparecer NHL. Desde entonces, los
investigadores han documentado muchas maneras diferentes en las que
sistemas inmunes suprimidos o deteriorados permiten el desarrollo de
NHL.

En el respetable libro de referencia CANCER EPIDEMIOLOGY AND
PREVENTION, Paul Scherr y Linda Mueller concluyen [1] que se observan
dos tendencias claras en la investigación de los NHL:

1. Las personas cuyos sistemas inmunes están siendo desafiados
continuamente (por ejemplo, por medicamentos o por enfermedades
autoinmunes como la artritis reumatoide, o por otros factores) parecen
perder el control de infecciones latentes, causantes de cáncer, que
pueden ser producidas por virus como el EBV.

2. "Otro grupo que parece tener un mayor riesgo son los individuos que
por su ocupación han tenido exposiciones a los químicos", según Scherr
y Mueller. Y continúan diciendo: "Existe una creciente evidencia que
implica a las exposiciones al herbicida fenolado, aunque la evidencia
todavía no es concluyente" [1].

Scherr y Mueller no lo dicen, pero también hay evidencia de que la
probabilidad de sufrir de NHL sea mayor por la exposición al DDT, el
bien conocido pesticida organoclorado [6]. Además, evidencia reciente
sugiere que otra clase de pesticidas --los organofosfatos como el
malatión y el paratión--pueden causar NHL [7]. De esta manera, ahora
los organoclorados, los organofosfatos y los herbicidas fenolados están
todos implicados en el problema del rápido aumento de los NHL.

Más recientemente, nuevas investigaciones que hacen reflexionar indican
que también los PCBs pueden causar linfomas no Hodgkin. Desde 1929
hasta sólo recientemente, los PCBs fueron usados como retardativos del
fuego en equipos eléctricos. También fueron usados en plásticos,
conservantes, barnices, ceras y papel de duplicado sin carbón.

La conexión entre los PCBs y los NHL fue sugerida por primera vez en
1996 por el investigador sueco Lennart Hardell [8]. Hardell estudió un
pequeño grupo (28 individuos) con NHL y lo comparó con un grupo control
de 17 pacientes quirúrgicos del mismo hospital sueco, que no tenían
cáncer. Hardell tomó muestras de tejido de ambos grupos y buscó en
ellas DDT y su producto de descomposición, DDE; dioxinas;
hexaclorobenzeno (HCB); y PCBs. Las concentraciones de estos químicos
en los tejidos de ambos grupos fueron las mismas para el DDT, el DDE,
el HCB y las dioxinas. Sin embargo, cuando se trató de los PCBs, el
grupo con NHL tenía significativamente [9] más PCBs en sus tejidos que
el grupo control.

Este hallazgo es plausible biológicamente porque se sabe que los PCBs
suprimen el sistema inmune de animales y humanos. Hardell concluye su
reporte de investigación en 1996 diciendo: "Se han observado problemas
inmunológicos después de la exposición a PCBs. Debido a que la
inmunosupresión es un factor de riesgo establecido para el NHL,
nuestros resultados son de interés en la etiología [causa] de los NHL
pero necesitan ser confirmados en estudios más grandes".

Ahora, un estudio más grande, realizado por el Instituto Nacional del
Cáncer (National Cancer Institute, NCI), ha confirmado los resultados
de Hardell [10]. Los investigadores del NCI empezaron por determinar si
las personas con NHL tenían más que la cantidad probable de DDT en sus
tejidos. Examinaron sangre de aproximadamente 26.000 individuos sanos
en 1974 --las muestras fueron extraídas para un futuro estudio conocido
como la "Campaña contra el cáncer y los derrames cerebrales" [o CLUE I]
llevado a cabo en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore. Dentro del
grupo grande, identificaron 74 individuos que eventualmente contrajeron
NHL y los compararon con 147 controles que no tenían NHL.

Los investigadores del NCI no encontraron ninguna relación entre el DDT
y los NHL pero, de manera bastante inesperada, encontraron un aumento
de 4,5 veces en los linfomas no Hodgkin entre personas que tenían 1050
partes por millar de millones de PCBs en los corpúsculos de grasa de su
sangre, en comparación a las personas que tenían sólo 250 a 650 partes
por millar de millones de PCBs. El estudio encontró una clara relación
dosis-respuesta entre los PCBs en sangre y la probabilidad de padecer
de NHL.

Más aún, este estudio del NCI proporcionó evidencia adicional del papel
del virus Epstein Barr en los NHL. Los PCBs y los EBV aumentaban, cada
uno por separado, la probabilidad de sufrir de NHL. Sin embargo,
juntos, la presencia de TANTO el virus Epstein Barr COMO de cantidades
elevadas de PCBs en los individuos tenía un efecto sinérgico,
combinándose para producir un aumento de 22 veces en la probabilidad de
los NHL.

La solución a este problema tiene dos partes. Una parte involucra el
uso de pesticidas. Los químicos organoclorados, los organofosfatos y
los herbicidas fenolados, todos aumentan los peligros de los NHL. En el
caso de esos químicos, no es demasiado tarde para tomar decisiones
sensibles y preventivas. En nuestros hogares, nuestros edificios
públicos, nuestras escuelas y nuestros trabajos podríamos evitar esos
productos como la plaga. Son bien conocidas las formas alternativas
para tratar las pestes. Si se necesitan los pesticidas del todo, se
necesitan sólo en emergencias.

La segunda parte del problema son los PCBs. Unas 3,4 mil millones de
libras de PCBs fueron distribuidas en el ambiente --todas ellas
fabricadas, o con licencia de fabricación por una corporación, Monsanto
de St. Louis, Missouri [11].

El paradero de un 30 por ciento de todos los PCBs (aproximadamente mil
millones de libras) permanece incierto. Otro 30 por ciento está en
rellenos sanitarios, almacenado, o en los sedimentos de lagos, ríos y
estuarios. Hay de un 30 por ciento a un 60 por ciento que sigue siendo
usado. Las características de los PCBs (su estabilidad y su solubilidad
en las grasas) tienden a hacer que se trasladen hacia los océanos con
el pasar del tiempo.

Allí, diezman la vida silvestre. Se estima que sólo un uno por ciento
de todos los PCBs han alcanzado, hasta ahora, los océanos. Si no se
hacen grandes esfuerzos por localizar, capturar y destruir las 1 a 2
mil millones de libras de PCBs que están "allá afuera", las futuras
generaciones continuarán siendo envenenadas por los PCBs, a un gran
costo social e individual. Recientemente escuchamos la fanfarria de las
relaciones públicas de Monsanto, afirmando que han pasado la página y
ahora están comprometidos a comportarse de una manera civilizada. Si
esto es así, Monsanto podría demostrar su cambio dirigiendo un esfuerzo
global para localizar y destruir los PCBs, limpiando el planeta (lo
mejor que se pueda) de esta substancia lesionadora de cerebros,
inmunosupresora, causante de cáncer. ¿Ha visto alguien algún signo de
intenciones serias de St. Louis?

--Peter Montague (Unión Nacional de Escritores, UAW Local 1981/AFL-CIO)

=====

[1] Paul A. Scherr y Nancy E. Mueller, "Non-Hodgkin's lymphomas," en
David Schottenfeld y Joseph F. Fraumeni, Jr., editores, CANCER
EPIDEMIOLOGY AND PREVENTION (New York: Oxford University Press, 1996),
págs. 920-945.

[2] Angela Harras y otros, editores, CANCER RATES AND RISKS 4TH EDITION
[NIH Publication No. 96-691] (Bethesda, Maryland: National Cancer
Institute, 1996), pág. 17.

[3] C.L. Kosary y otros, editores, SEER CANCER STATISTICS REVIEW 1973-
1992 [National Institutes of Health Publication No. 96-2789] (Bethesda,
Md.: National Cancer Institute, 1995), Tabla I-1, pág. 15.

[4] Ver por ejemplo: Shelia Hoar Zahm y otros, "A Case-Control Study of
Non-Hodgkin's Lymphoma and the Herbicide 2,4,-Dichlorophenoxyacetic
Acid (2,4-D) in Eastern Nebraska," EPIDEMIOLOGY Vol. 1, No. 5
(September 1990), págs. 349-356. Y: Donald T. Wigle y otros, "Mortality
Study of Canadian Male Farm Operators: Non-Hodgkin's Lymphoma Mortality
and Agricultural Practices in Saskatchewan," JOURNAL OF THE NATIONAL
CANCER INSTITUTE Vol. 82, No. 7 (April 4, 1990), págs. 575-582. El
primer reporte fue de Lennart Hardell, "Malignant lymphoma of
histiocytic type and exposure to phenoxyacetic acids or chlorophenols,"
LANCET Vol. 1, No. 8106 (January 6, 1979), págs. 55-56. Otros numerosos
y relevantes estudios son revisados y citados en: Paul A. Scherr y
Nancy E. Mueller, "Non-Hodgkin's lymphomas," en David Schottenfeld y
Joseph F. Fraumeni, Jr., editores, CANCER EPIDEMIOLOGY AND PREVENTION
(New York: Oxford University Press, 1996), págs. 920-945, y en:
Nathaniel Rothman y otros, "A nested case-control study of non-Hodgkin
lymphoma and serum organochlorine residues," THE LANCET Vol. 350 (July
27, 1997), págs. 240-244.

[5] Nancy E. Mueller y otros, "Viruses", en: David Schottenfeld y
Joseph F. Fraumeni, Jr., editores, CANCER EPIDEMIOLOGY AND PREVENTION
(New York: Oxford University Press, 1996), págs. 502-531.

[6] J.S. Woods y otros, "Soft tissue sarcoma and non-Hodgkin's lymphoma
in relation to phenoxyherbicide and chlorinated phenol exposure in
western Washington," JOURNAL OF THE NATIONAL CANCER INSTITUTE Vol. 78,
No. 5 (May 1987), págs. 899-910. Y: K.P. Cantor y otros, "Pesticides
and other agricultural risk factors for non-Hodgkin's lymphoma among
men in Iowa and Minnesota," CANCER RESEARCH Vol. 52, No. 9 (May 1992),
págs. 2447-2455. Y: S.H. Zahm y otros, "The role of agricultural
pesticide use in the development of non-Hodgkin's lymphoma in women,"
ARCHIVES OF ENVIRONMENTAL HEALTH Vol. 48, No. 5 (September 1993), págs.
353-358.

[7] Dos estudios son descritos brevemente en: John Wargo, OUR
CHILDREN'S TOXIC LEGACY (New Haven, Connecticut: Yale University Press,
1996), pág. 237, nota al pie de la página 13. Ver también: S.H. Zahm y
otros, "The role of agricultural pesticide use in the development of
non-Hodgkin's lymphoma in women," ARCHIVES OF ENVIRONMENTAL HEALTH Vol.
48, No. 5 (September 1993), págs. 353-358, que encontraron un aumento
de 4 veces en NHL entre las mujeres expuestas a organofosfatos.

[8] Lennart Hardell y otros, "Higher concentrations of specific
polychlorinated biphenyl congeners in adipose tissue from non-Hodgkin's
lymphoma patients compared with controls without a malignant disease,"
INTERNATIONAL JOURNAL OF ONCOLOGY Vol. 9 (1996), págs. 603-608.

[9] p < 0,06.

[10] Nathaniel Rothman y otros, "A nested case-control study of non-
Hodgkin lymphoma and serum organochlorine residues," THE LANCET Vol.
350 (July 26, 1997), págs. 240-244. Ver también: J. Raloff, "PCBs
linked to rise in lymph cancers," SCIENCE NEWS Vol. 152 (August 9,
1997), pág. 85.

[11] Carol W. Bason y Theo Colborn, "U.S. Application and Distribution
of Pesticides and Industrial Chemicals Capable of Disrupting Endocrine
and Immune Systems," en: Theo Colborn y Coralie Clement, editores,
CHEMICALLY-INDUCED ALTERATIONS IN SEXUAL AND FUNCTIONAL DEVELOPMENT:
THE WILDLIFE/HUMAN CONNECTION [Advances in Modern Environmental
Toxicology Vol. XXI] (Princeton, N.J.: Princeton Scientific Publishing
Co., 1992), págs. 335-345.

=====

4ta. CONVENCION DE ACTIVISTAS COMUNITARIOS DEL 3 AL 5 DE OCTUBRE El
Centro CCHW para la Salud, el Ambiente y la Justicia (CCHW Center for
Health, Environment and Justice) patrocinará su cuarta convención
nacional de activistas comunitarios del 3 al 5 de octubre en Arlington,
Va., justo en las afueras de Washington, D.C.

Las convenciones del CCHW les proporcionan a los activistas
comunitarios una oportunidad para celebrar sus victorias, crear y
renovar amistades, desarrollar estrategias y aprender habilidades
específicas para usarlas en luchas locales. Esta convención será
excepcionalmente buena.

La agenda incluye numerosos talleres prácticos sobre una amplia gama de
temas como "organización avanzada" y juicios SLAPP (Juicio Estratégico
Contra la Participación Pública, por sus siglas en inglés) y cómo hacer
investigación.

Además de esto, habrá sesiones de discusión sobre temas globales, como:
el desarrollo económico sostenible; la formación de coaliciones; la
expansión y diversificación del movimiento de activistas
comunitarios; "Es la economía, estúpido", y el desafío al control
corporativo de nuestra sociedad.

Personalmente, no me perdería esta convención por nada.

--Peter Montague

Para más información, contacte el CCHW: P.O. Box 6806, Falls Church, VA
22040; teléfono (703) 237-2249.

Palabras claves: cáncer; carcinógenos; linfomas no Hodgkin; nhl;
sangre; sistema linfático; linfomas; estadísticas de enfermedades;
morbilidad; mortalidad; sistema inmune; virus epstein barr; ebv;
herbicidas fenolados; virus; enfermedades infecciosas causantes de
cáncer; paul scherr; nancy mueller; transplantes de órganos; artritis
reumatoide; ddt; dde; organofosfatos; malatión; paratión; pcbs;
bifenilos policlorados; lennart hardell; monsanto; hcb;
hexaclorobenceno; 2,4,5-T; 2,4-D; sinergismo; principio preventivo;
pesticidas;